El IEN. Un puente entre la sociedad catalana y norteamericana. Entrevista al presidente Dr. Joan F. Corona

La Fundación Institut d’Estudis Nord-americans empieza una nueva etapa en la que ha dejado de dar clases de inglés y orienta su actividad hacia los estudios norteamericanos. Hablamos con el presidente, Dr. Joan F. Corona, para conocer de primera mano cuáles son los principales retos y objetivos de la entidad.

Este 2021 el Instituto de Estudios Norteamericanos cumple 70 años coincidiendo con el inicio de un proyecto renovado. ¿Cuáles son las claves principales de la nueva etapa del IEN?

El IEN es una entidad con una trayectoria muy importante y ha pasado por etapas muy diversas de la historia. El Instituto nació a principios de los años 50 en pleno franquismo, vivió los acuerdos de Franco con el presidente Eisenhower, el final del franquismo, la transición democrática y todo lo que ha pasado después. A lo largo de estos años ha tenido la capacidad de adaptar su actividad, aunque quizá estas últimas décadas los condicionantes políticos y económicos habían hecho que se centrara más en la enseñanza del inglés.

Cuando las clases de inglés comenzaron era una tarea muy relevante ya que sólo había otro centro en Barcelona que las ofreciera. Diferentes miembros del patronato, y yo mismo, fuimos alumnos del Instituto. Pero la enseñanza del inglés ha pasado de ser algo original y extraño a ser una commodity. Se enseña en las escuelas, las universidades, y hay una amplia oferta de centros y academias que lo ofrecen. Este hecho llevó al Patronato de la Fundación Institut d’Estudis Nord-americans a tomar la decisión de cambiar el modelo.

Queremos ser una pieza fundamental en la investigación y la divulgación de la cultura, de la historia y de la política de los Estados Unidos de América, poniéndola en contexto y relacionándola con Cataluña. La relación de los Estados Unidos de América y Cataluña ha sido muy estrecha en el mundo privado, el nacimiento del Instituto es un ejemplo clarísimo, y cualquier actividad que refuerce los vínculos entre las dos comunidades para nosotros será fantástica. Tenemos una tarea a hacer que asumimos con mucha ilusión y con muchas ganas, y por eso empezamos con tanta fuerza esta nueva etapa.

Por lo tanto, ¿cuáles serían los retos que se ha marcado la Fundación a corto medio y largo plazo?

A corto plazo sería terminar de hacer la transición, diseñar un modelo sostenible para la Fundación y sus actividades. Esto es importante, cualquier actividad que no tuviera continuidad en el tiempo dificultaría mucho volverla a poner en marcha. Estamos trabajando en ello y tendremos el modelo definido en cuestión de semanas o de meses, es cierto que la situación actual con la crisis de la COVID19 nos ha dificultado terminar de resolver algunas cosas, pero, en cualquier caso, esto no me preocupa.

A medio plazo. La historia nos demuestra que ser excesivamente ambicioso, y empezar demasiadas cosas al mismo tiempo puede generar dificultades. Nosotros hemos empezado con algunas actividades y estamos trabajando en nuestra web. Si algo nos ha demostrado esta crisis de 2020 es que gente que ni se lo había planteado se ha acostumbrado a trabajar a distancia. En el mundo académico, las videoconferencias, los webinars… se han incrementado a niveles espectaculares. La red permite hacer cosas que eran impensables hace un tiempo o parecían más complejas de lo que realmente son. Tener en una misma sesión 5 o 6 expertos de diferentes lugares del mundo ha sido mucho más fácil que hacerlo presencialmente. La sociedad ha hecho un paso adelante que debemos aprovechar, el web y las diferentes redes deben ser instrumentos absolutamente activos en cualquier institución moderna.

A medio plazo tendremos un nuevo web que debe ser un repositorio de todo tipo de artículos, conferencias, webinars… todo lo que hacemos desde el IEN, pero también otras informaciones que puedan ser relevantes para las personas interesadas en los EE.UU.

En segundo lugar, debemos consolidar nuestras actividades de investigación y divulgación. En este sentido hemos iniciado un primer proyecto del que estamos muy satisfechos porque pone de relieve que el IEN quiere hacer cosas de máximo nivel. A medio plazo hemos de tener consolidado lo que hemos iniciado este 2020 y diseñar más líneas de trabajo en el futuro.

A largo plazo es la gran pregunta. Probablemente es más un deseo que un hecho razonado, pero si todo va como esperamos, si somos capaces de acercar al IEN personas e instituciones implicadas o con ganas de implicarse con la difusión de la cultura norteamericana, el IEN debería ser uno de los grandes referentes de la cultura y la política estadounidense en Europa.

Si somos capaces de consolidar el medio plazo, el corto lo damos por alcanzado, el futuro del Instituto será muy importante.

Me estaba hablando de una de las actividades que se ha iniciado este 2020. Entiendo que se refiere a la creación del programa de estudios sobre política norteamericana y seguridad internacional lanzado por el IEN y el Institut Barcelona d’Estudis Internacionals (IBEI), con la incorporación del profesor Jeffrey Michaels como coordinador académico del programa. ¿Cuál es la importancia de este programa? ¿Qué repercusión espera que tenga?

Lo primero que debo decir es que estamos muy satisfechos del acuerdo con el IBEI. El IBEI es una institución orientada a investigar a máximo nivel, y la propuesta encajó de inmediato. Se hizo un concurso internacional al que se presentaron varias decenas de investigadores de todo el mundo, algunos con currículums de gran relevancia. La comisión creada a tal fin se decidió por el profesor Jeffrey Michaels, que en aquel momento estaba en el Kings College de London en una posición muy sólida. La aceptación del puesto por parte del profesor Michaels nos alimentó la moral  porque vimos que podíamos jugar en la champions league de estos estudios. El profesor Michaels tiene un currículum muy destacable en temas de política internacional norteamericana y defensa.

Establecido el programa de Estudios Norteamericanos en el IBEI, el profesor Michaels ha demostrado una capacidad impresionante de trabajo. Poco después de llegar a Barcelona, el mes de septiembre, diseñó y puso en marcha un seminario internacional de un magnífico nivel. Es un académico con firma reconocida en este mundo, y esperamos que durante el tiempo que esté con nosotros continúe haciendo artículos, libros y sobre todo organizando workshops, webinars y conferencias en las universidades catalanas. Esperamos que sea el primer académico de los que trabajarán con nosotros.

¿Estamos hablando mucho del ámbito académico ¿Habrá otros ámbitos de actuación del IEN?

Si, por supuesto, es nuestra tradición. Los estudios norteamericanos no se deben restringir únicamente a actividades absolutamente eruditas de politólogos, historiadores, economistas y geógrafos. La cultura es extremadamente importante, de hecho, el primer impacto que Estados Unidos ha tenido en una persona de nuestro país …. bien, ahora quizás ha cambiado un poco pero cuando yo estudiaba era el cultural. Conocíamos los Estados Unidos por el cine, los dibujos animados, la música, la comida… todos estos aspectos forman parte de la cultura estadounidense y el Instituto los ha tratado a lo largo de su trayectoria. Que se me ocurran de inmediato -hay muchos más-, fuimos la sede del club de jazz más antiguo de Barcelona, el Jubilee Jazz Club. Hemos hecho ciclos importantes de cine estadounidense, obviamente en versión original, con grandes profesionales. Recuerdo el profesor Caparrós de la Universidad de Barcelona que introducía las películas y dirigía el debate posterior. Yo mismo he estado moderando mesas en las que jóvenes novelistas estadounidenses han presentado sus libros. Hemos hecho muchas actividades de este tipo y las continuaremos haciendo. La cultura es extremadamente importante y que ahora concentremos parte de nuestros esfuerzos en la parte académica no significa en ningún caso que olvidemos lo que siempre hemos hecho (yo pienso que con un éxito importante) y continuaremos haciendo en el futuro.

El IEN también acaba de actualizar su logotipo. ¿Por qué se ha hecho? ¿Qué significado tiene este cambio?

Estamos en un momento de transformación muy importante, de cambio en el enfoque de la actividad del IEN. Después de más de 50 años hemos dejado de dar clases de inglés y nos estamos centrando en los estudios norteamericanos.

El año 20, además de las desgracias provocadas por la Covid, para nosotros es un año de cambio, y los cambios deben hacerse manifiestos. En este sentido el logo ha evolucionado hacia una imagen más ágil, más moderna, más acorde con nuestro propósito. ¿Podíamos no haberlo hecho? Evidentemente, pero cuando se hacen las cosas, es importante hacerlas desde un punto de vista global. El cambio de imagen es una representación de lo que estamos haciendo en el instituto, un cambio en el funcionamiento y los objetivos, pero no en lo esencial.

¿Como se imagina el IEN dentro de cinco años?

Dentro de 5 años estaremos celebrando nuestro 75 aniversario y será un momento muy importante.

Me imagino un Instituto donde además de la cátedra con el profesor Michaels en el IBEI, tengamos otros estudios en marcha producto de la colaboración con otras instituciones académicas y culturales.

El Instituto de Estudios Norteamericanos debe ser el referente informativo en unas elecciones estadounidenses, en un problema de política internacional con los Estados Unidos, en temas de regulación internacional del comercio, en lo que sea. Nosotros hemos de conseguir ser el referente sobre los Estados Unidos en nuestro país.

Este es nuestro objetivo. De hecho, este es el objetivo de los fundadores y nosotros tenemos la obligación de ponerlo en marcha.

¿Como conclusión, quisiera añadir alguna otra cosa?

Pues la verdad, sí. Decir que el Instituto nació a mitad del siglo XX, en una etapa convulsa y compleja de nuestra historia. No hace falta decir cómo ha evolucionado el país y la ciudad de Barcelona desde aquella época hasta ahora. El hecho que el Instituto, no sólo siga vivo, sino que continúe más vivo que nunca en estos momentos significa que ha sido capaz de adaptarse a los tiempos, a nuevas situaciones, a nuevos retos. Seguramente el día que el Instituto celebre su centenario será diferente del que estamos modelando ahora, pero estará. Obviamente la gente que estará al frente tendrá que hacer el esfuerzo de adaptarse a las circunstancias y los tiempos, y mantener la voluntad y el legado de los fundadores. Esta fue la causa que nos motivó en 2004 a pasar de ser una asociación sin ánimo de lucro a una fundación: queríamos asegurar que el Instituto continuará funcionando de manera indefinida, y en esto estamos. Esta es nuestra tarea.

Enquire here

Give us a call or fill in the form below and we'll contact you. We endeavor to answer all inquiries within 24 hours on business days.
[contact-form-7 404 "No encontrado"]