Historia

LA CREACIÓN DEL INSTITUTO

Todo empezó en Nueva York

En 1950 España está todavía saliendo de la posguerra civil y sufre el aislamiento internacional debido a su afinidad con los dictadores de Alemania e Italia. El Dr. Josep Mª Poal y el Ingeniero y Arquitecto Josep Mª Bosch i Aymerich coinciden en NY por motivos profesionales y quedan fascinados por el estilo de vida americano, la cultura y el idioma. Allí deciden que es necesario crear una institución en Barcelona que den a conocer esta cultura en Cataluña y el “american way of life”.

Vuelven a Barcelona y  redactan los estatutos. En 1951 se funda la Associación Instituto de Estudios Norteamericanos, con D. Josep Mª Pi i Sunyer como primer Presidente, y el objetivo que el IEN sea un puente cultural y social entre las dos naciones. La sede provisional se encuentra en un bufete de abogados en la calle Provença.

Cabe destacar que se trata de una entidad privada, fundada por catalanes y que tubo que superare innumerables dificultades para obtener la autorización oficial.

LOS EDIFICIOS DEL INSTITUTO

De alquiler en alquiler hasta
la construción de su propia sede

La primera sede provisional fue en la calle Provença de Barcelona, en el bufete de abogados que se encargaban de los procedimientos legales. Un año después se trasladó a Via Laietana 28, en el mismo edificio donde se encontraba el Consulado americano. Poco a poco el número de miembros del IEN fué creciendo, y gracias a sus aportaciones las sucesivas sedes se fueron acondicionando. El aumento de las actividades propició un nuevo traslado, esta vez a la calle Valencia (1956), donde había una oficina y una sala de conferencias. En breve la entidad necesita buscar otro espació que permita llevar a cabo su actividad creciente, y se alquila un local en Paseo de Gracia, con dos salas. Una para actividades culturales y otra para cursos de inglés.

El creciente éxito de las actividades y cursos de inglés favoreció la decisión de construir un edificio en un terreno en Via Augusta 123 que se inauguró en 1961, y que tuvo una contribución económica oficial del gobierno de los Estados Unidos. El edificio tiene siete plantas y un sótano, cuenta con un teatro de unas 300 localidades y una gran terraza exterior.

La fachada, diseñada por el mismo Josep Mª Bosch i Aymerich, destaca por su originalidad y no ha perdido valor con el tiempo.

En 1971 se construye un anexo en la calle Sant Eusebi donde se instaló la Biblioteca.

LA ACTIVIDAD ACADÉMICA

El IEN - Un referente de calidad

Desde sus inicios, la enseñanza de la lengua inglesa, en la versión americana, fue una constante del IEN. Las clases eran presenciales, con profesores nativos y con un máximo de 15 alumnos por clase. Los programas oficiales empezaron en el curso 1960-61, y gracias a la gran cantidad de aulas del edificio en Via Augusta, se podían ofrecer programas específicos para jóvenes y adultos, desde iniciación hasta Prociciency (C2). Los programas se fuero adaptando a las estrategias metodológicas de cada momento y con la progresiva incorporación de las tecnologías docentes más modernas.

Durante 60 años más de 400.000 estudiantes pasaron por las clases del IEN y es estraño encontrar a alguien que no lo recuerde su época de estudiante de inglés. Las largas colas que se formaban en la calle en cada periodo de matrícula son famosas. En junio de 2019, el programa de enseñanza de inglés americano terminó y se abrieron caminos hacia otras actividades académicas dirigidas a los estudios estadounidenses.

LAS ACTIVIDADES CULTURALES

Centenares de actos y todos gratuïtos

El IEN ha ofrecido una amplia variedad de actividades culturales que pronto tuvieron un gran impacto en la sociedad catalana y especialmente en Barcelona. Abarcan todo tipo de disciplinas: teatro, cine, fotografía, seminarios, conferencias, exposiciones y ediciones y presentaciones de libros.

Ya en la transición fueron notables los debates políticos, que hasta entonces habían sido prohibidos. El más destacable fue el ciclo en 1976 sobre “Cómo consolidar una democracia” con intervenciones de Ramón Trias Fargas, Joaquim Muns, Julián Marías y Llorenç Gomis.

El congreso “The Next Generation” (2002), sobre la Nueva Narrativa Americana con la participación de novelistas emergentes, también tuvo un gran eco.

Más de 140 ponentes han pasado por el IEN para hablar de cultura, arte, política, música, literatura y sociedad actual.

Tambíen tuvieron gran repercusión las jornadas sobre astronáutica, organizadas por D. Pere Mateu Sancho, miembro del IEN y presidente de la Asociación Española de Astronáutica.

En el ámbito de las artes plásticas, destacaron las sesiones sobre nuevas tendencias en pintura y diseño gráfico, con la visita de artistas relevantes como Milton Glaser, creador de la famosa “I LOVE NY” o la exposición “Sightings” que presentó las obras de más de veinte pintores estadounidenses. Exposiciones fotográficas individuales y colectivas como “Farm Security Administration” sobre la américa profunda, o “Tamarind Impressions” (1987) que trajo a Barcelona la obra de veintidós artistas de uno de los centros litográficos más prestigiosos de Estados Unidos, el Tamarind Institute. También el humor gráfico de los artistas del The New Yorker o del cómic, con la exposición “The cartoon world of Bob Clampett” (1991), han estado presentes en las exposiciones del IEN.

La serie de exposiciones “Homage to New York”  de pintores catalanes con temas americanos, como Xavier Carbonell y Hernàndez Silió,  fue muy visitada, así como una exposición, en exclusiva en España, de fotografías oficiales de la zona cero de NY tras el atentado a las Torres Gemelas.

El IEN también ha promovido el conocimiento de la cultura catalana en EEUU. Destacar el patrocinio conjunto con la Generalitat de Catalunya y el National Endowment for the Arts de la exposición “Tàpies in print” en el MOMA de NY (1992). Y las impresiones bilingües de la Beacon Literature Series, que incluye traducciones al inglés de obras de Juan Gil-Albert, Agustí Bartra, Ràfols Casamada y Tomàs Garcés, entre otros, y que fueron distribuidas en universidades americanas con departamentos de catalán.

Gracias a disponer de una sala de gran capacidad, se han desarrollado una gran variedad de actividades para el público, siempre con entrada libre y gratuita. Destacar las representaciones teatrales del grupo de alumnos Gogo teatro experimental Independiente, los más de 100 Conciertos regulares de Jazz promovidos por el Jubilee Jazz Club y la Fundació Catalana Jazz Clàssic y los conciertos de Música Clásica, bajo la coordinación de la pianista Anna Mª Cardona y que incluian composiciones de músicos americanos.

El IEN proyectó películas muy pronto, primero sin presentación alguna, luego agrupándolas en ciclos temáticos o jornadas que incluian conferencias y seminarios, hasta ofrecer un ciclo de cine nordamericano con la Universidad de Barcelona y dirigido por el Dr. Josep MaCaparròs.

LAS ACTIVIDADES
SOCIALES Y CIUDADANAS

Una vinculación permanente
del IEN con la ciudad y el país

Poco después de su fundación el Instituto Norteamericano tuvo una fuerte presencia en la sociedad catalana y barcelonesa, organizando o participando en numerosas actividades ciudadanas.

En 1955 empezó a celebrarse el Día de San Valentín, desconocido en España en aquel momento. El 14 de febrero se organizaba un baile de gala en el hotel Ritz, donde entre diferentes actividades festivas, se elegía a la reina de la fiesta. Durante los ocho años en que se celebró fue un evento social al que asistieron las máximas autoridades de la ciudad.

Entre finales de los 1950 y principios de los 1970, el IEN apoyó a los estudiantes en la organización de actividades sociales y culturales. Se crearon Comisiones responsables de su organización, y sus componentes era escogidos en elecciones. Los candidatos se postulaban, hacían campaña electoral, debates y votaciones secretas. Fue una experiencia definitivamente positiva, teniendo en cuenta el contexto histórico del momento.

Los comités estudiantiles organizaron conciertos de jazz y rock, lecturas teatrales y representaciones dramáticas, así como fiestas, excursiones y actividades deportivas. Llenaron un vacío, aportando algo de vida social a la tranquila Barcelona de la época. Entre las actividades organizadas, cabe destacar las distintas ediciones del Rally de Primavera, (un rally automovilístico en un circuito metropolitano que incluyó Sabadell y Terrassa), el Circo de la Universidad de Florida en La Plaza de Catalunya y la formación del grupo Gogo de Teatro Experimental Independiente, que contribuyó a la difusión de obras contemporáneas y clásicas de autores estadounidenses y españoles.

En su 35 aniversario y en prueba de agradecimiento al Ayuntamiento, el IEN cedió el conjunto escultórico “Columnes de Terme” del escultor Xavier Corberó, que hoy se puede ver en la Plaza Kennedy, en lo alto de la calle Balmes de Barcelona.

El reconocimiento de las actividades del IEN llegó con la concesión por parte de la Generalitat de Catalunya, de La Creu de Sant Jordi (1992).

LA BIBLIOTECA DEL IEN

Inaugurada en 1982 por el embajador Terence Todman, contiene más de 10.000 libros estadounidenses y ha sido un punto de referencia para conocer a autores y publicaciones estadounidenses de todos los campos de la cultura, la economía, la historia, la política y el funcionamiento de Estados Unidos. Como biblioteca de referencia ha servido para documentar diferentes estudios e informes.

EL PREMIO J.F. KENNEDY

Reconocimiento a los mejores

Continuando con su vocación de puente cultural entre EEUU y Cataluña,
el IEN creó en 1964 el Premio J.F.Kennedy en memoria del
gran presidente norteamericano.

Consulta los premiados aquí