“Entiendo el IEN como un Connector”. Entrevista a Guayente Sanmartín, patrona de la Fundación IEN

Guayente Sanmartín

Guayente Sanmartín, vicepresidenta y directora general a nivel mundial del negocio de Impresión de Gran Formato de HP, es una de las últimas incorporaciones al Patronato de la Fundación Institut d’Estudis Nord-Americans. Le hemos preguntado sobre su experiencia personal y profesional en los Estados Unidos.

Cuando le preguntas sobre ella, lo primero de lo que habla es de su familia y de su sentido de pertenencia. Cree que la expresión que la define en primer lugar es Family belonging. En segundo lugar, le gusta definirse como apasionada de la innovación. Le encanta seguir los procesos de innovación, y seguramente esta pasión la ha llevado a ser una executive business achiever. A lo largo de su carrera profesional ha estado en diferentes organizaciones, funciones y negocios de HP, alcanzando el cargo de WW Vice President & General Manager. Como business leader de productos, le satisface entregar soluciones y productos a los clientes, centrarse en las personas y generar talento. Ocupa un puesto directivo en un sector en el que las mujeres siguen siendo la excepción. Esta posición y empatía han forjado su compromiso de apoyar a las mujeres. Como ella se define a sí misma, ella es una Women believer. 

Por razones profesionales vives durante 5 años en EEUU, primero en California, y luego en Houston, antes habías estado en Singapur. Consideras que las personas deberían moverse por el mundo; entiendo que la experiencia fue muy positiva.

Los europeos tenemos tendencia a pensar que somos árboles de raíces profundas que no nos podemos mover, y tenemos dudas de si sabremos plantar este árbol en otro lugar. Lo cierto es que los árboles se plantan con muy poca tierra, y con un poco de abono y de agua, pueden arraigar en cualquier parte.

Está muy bien sentirse orgulloso de dónde venimos, pero saber que somos capaces de establecernos en cualquier lugar nos da mucha seguridad como individuos.

En concreto los Estados Unidos nos gustaron mucho tanto a nivel familiar como laboral. Constantemente tienes challenges e inputs que te hacen crecer como familia, como persona, y a nivel profesional. Siempre tienes opciones de aprendizaje, de cambio, de conocer gente muy diferente a tu manera de pensar y de vivir. Tú llegas a Palo Alto, y entre el Sol que brilla mucho, el cielo súper azul, la energía de la gente y su alegría, te sientes capaz de hacer cualquier cosa. Tienes la sensación de que todo es posible.

El entorno acompaña.

Acompaña a que lo creas, a recibir inputs. Todo es muy caro, pero tienes acceso a muchísimas actividades gratuitas para aprender. Hay infinidad de oportunidades, grupos de gente con la que hacer cosas, montar negocios … todo es estimulante. A nosotros eso nos encantó. A nivel personal también nos encajó muy bien el sistema educativo público para nuestra hija. Está muy bien gestionado. Es una formación muy abierta, por proyectos, muy colaborativa, con una visión muy amplia del mundo y un profesorado muy vocacional. También tengo que decir que por haber estudiado en España, yo no eché de menos nada. Las skills y el knowledge adquiridos en las universidades españolas no tienen nada que envidiar a las universidades americanas. Pero en EEUU te transmiten desde primaria la fuerza personal para marcarte retos. Te educan para que te creas que siempre puedes ir más allá.

Lo que me chocó en el ámbito laboral es que los perfiles profesionales se concretan mucho. Las personas quieren saber exactamente cuáles son sus responsabilidades y qué tareas tienen que hacer, que deben entregar para hacer un buen trabajo. No sé si es una razón cultural, o porque existe el despido libre, pero la gente quiere saber con qué items se les evaluará. En ningún otro lugar del mundo, y mira que he vivido en Singapur llevando todo Asia, he tenido que definir tan concretamente las tareas de un puesto de trabajo como en Estados Unidos. 

Lo explicas con un entusiasmo que contagia. Entiendo que este sentimiento hace que cuando vuelvas te incorpores como patrona en el Institut d’Estudis Nord-americans.

Es una de las razones, sí. Los que estamos en ciertas posiciones como puedo estar yo, tenemos una responsabilidad, no sólo hacia nuestra compañía, sino también hacia la comunidad en la que estamos. HP tiene unos grandes valores y quiere tener un impacto positivo en la comunidad en la que estamos. Si la comunidad se beneficia de estas opciones que ofrecen los Estados Unidos, mejor. Conocer lo que se ofrece, quieras ir, o no.

Otra de las razones es el reto. Se me propuso entrar a formar parte del Patronato en un momento de transición del IEN. Un proceso de cambio que en el fondo vuelve la Entidad a sus orígenes. Mi experiencia y conexión en Estados Unidos podía ayudar a establecer estos bridges de conexión cultural entre los Estados Unidos y Cataluña. Este es el reto que más me atrajo.

El IEN tiene un valor importante que es su trayectoria, y el peso cualitativo que la acompaña. Hasta ahora, cuando la gente pensaba en el IEN, pensaba en una reconocida escuela de inglés americano con una larga trayectoria. En esta nueva etapa, el IEN tiene tres ámbitos de actuación que se interconectan entre ellos: Programa de actividades académicas, Programa de actividades culturales y Nexo entre personas e instituciones. ¿Qué crees que veremos en el IEN a partir de ahora?

Yo cuando pienso en el IEN me viene a la cabeza la palabra Connector, conexión de culturas, alguien que ayude a conocer la cultura en el sentido más amplio de la palabra. Tener un conocimiento que nos permita poder ir a estudiar, a trabajar, a vivir; poder entender lo que pasa políticamente … Veo la transformación en este camino: “educar para conectar”.

Enquire here

Give us a call or fill in the form below and we'll contact you. We endeavor to answer all inquiries within 24 hours on business days.
[contact-form-7 404 "No encontrado"]